Dos pura sangre de Nikon

Para terminar esta sección, nos parece oportuno comentar que uno de los problemas de la D700 a sensibilidades muy elevadas es el llamado blooming.  Se trata de una banda horizontal que a veces aparece junto a fuentes intensas de luz, tales como farolas o estrellas brillantes. Este efecto, que puede arruinar una imagen por lo demás perfectamente utilizable, no suele manifestarse en pruebas de laboratorio, donde se eligen sujetos con una iluminación más uniforme. En ninguna de las pruebas realizadas apareció este efecto, que hubiera podido darse alrededor de la luz de la antena del repetidor, escasamente apreciable en la cima superior izquierda de la imagen.

Las escenas nocturnas con luces puntuales son un desafío para ópticas y sensores. Para dar una idea de la calidad que pueden dar estas cámaras, mostramos a continuación un paisaje semiurbano fotografiado desde muy lejos con la D800, a una sensibilidad razonable (ISO 500) y con reducción de ruido moderada en Lightroom 4.1.

Nikon D800, Micro-Nikkor AFD 200mm f/4, 0,8s a f/6,3, ISO 500

Recordemos para finalizar este apartado que aunque los usuarios de D700 verán la D800 con ojos golosos, éste no es en absoluto el modelo llamado a sustituirla para este uso, ya que son máquinas muy diferentes. Probablemente, la opción más interesante para fotografía nocturna, si lográsemos que Nikon fabricase las cámaras de acuerdo con nuestras necesidades, sería un híbrido con el sensor de la D4 y cuerpo de la D800, pero con botones retroiluminados.

Conclusiones

La calidad de imagen que se obtiene de ambas cámaras es simplemente sobresaliente. No tenemos un laboratorio equipado y no era nuestra intención calcular numéricamente esta apreciación, que podrá encontrarse en múltiples análisis especializados.

La D800 nos ha sorprendido especialmente, quizá porque al abordar una cámara con esta resolución era inevitable partir de una base de ciertos prejuicios al respecto del ruido y la fidelidad de color. Tenemos que decir que nos ha dejado perplejos en este sentido, puesto que su rendimiento a ISOs medios y altos es excelente; en nuestra opinión, supera a la D700/D3 y compite con dignidad con la D3s.  Su sensor podría ser uno de los mejores en términos absolutos que se pueden encontrar en el mercado actual.

Otra cuestión es su planteamiento comercial, que sinceramente no entendemos. Aun tratándose de la sucesora de la D3X no parece coherente entrar hasta este nivel en una carrera de resolución que la marca menospreciaba hasta hace poco. A falta de otros modelos intermedios entre éste y la D4, la elección del usuario -quizá un poco forzada- por la D800 y sus archivos excesivos conllevará unas servidumbres obvias en el posproceso, almacenamiento y gestión, sin beneficio claro para el fotógrafo aparte de la mejora de

Nikon D4, AFS 400mm f/2,8 VRII, 1/3200s f/4, ISO 400

calidad adicional que se puede obtener al reducir inteligentemente los archivos.

Es una cámara algo irracional en su planteamiento, cuyo éxito va a ser devastador gracias a su extraordinaria calidad de imagen, su precio digamos que asequible, y por el interés no siempre justificado que despierta la resolución extrema. Este último punto parece confirmado por el entusiasmo popular por su modelo derivado, D800E, cuyo filtro de paso bajo está anulado y que promete aún mayor detalle, aunque a costa de potenciales problemas de Moiré, falso color y artefactos.

La D4 es un equipo diferente, dada su clara orientación hacia el mercado de acción donde tiene pocos rivales a su altura, si es que hay alguno. Teóricamente especializada, nos parece por el contrario una excelente herramienta universal: ¡también se puede trabajar lentamente con ella!

Solamente los que quieran pasar desapercibidos van a encontrarla demasiado aparatosa, pero en fotografía de naturaleza no vamos a tener este problema. No nos ha fascinado tanto por su rendimiento con poca luz (que es excelente, pero no creemos que supere en mucho el de una D3s) sino por su extrema polivalencia, su rapidez, su extraordinaria ergonomía y su comodidad de manejo, además de la calidad y profundidad de sus imágenes. Particularmente, nos hubiera gustado todavía más si poseyera como sus hermanas menores una luz para el enfoque asistido y un pequeño flash integrado, si fuera posible colocarlo sobre un pentaprisma ya muy voluminoso. Estas unidades pueden usarse como luz de relleno en algún caso, o más probablemente, para controlar otros flashes externos. El enfoque asistido podría resolvernos alguna situación, ya que el rendimiento de la cámara a ISO elevado es tan bueno que en alguna situación con un gran angular, podría darse la situación en la que haríamos una fotografía utilizable en fotoperiodismo, incluso sin trípode… si fuéramos capaces de enfocar.

Nikon D4, AFS 200-400mm f/4, 1/1600s f/4,5, ISO 2.000

En cualquier caso, la D4 es una cámara casi ideal, que muchos de nosotros hemos visualizado en sueños pero que está tasada en 5.800€ en una época en que los profesionales tienen dificultades crecientes para justificar las inversiones, debido a los retornos comerciales cada vez más limitados. Probablemente veremos muchas de estas cámaras en manos de no profesionales, ya que en un hobby uno no necesita justificar inversiones.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes