Dos pura sangre de Nikon

Reportaje de vuelos

El buen tiempo de las amapolas se desvaneció al anochecer y una vez desplazados a Lleràs, nos pasamos toda la noche en el hide, durmiendo confortablemente bajo una fuerte tormenta. Mucho nos temíamos que la fortuna nos iba a ser esquiva, ya que el tiempo no parecía que fuera a mejorar en la madrugada siguiente. Como puede verse en esta fotografía, a las 5:25 las condiciones eran bastante complicadas y no pudimos realizar las tomas nocturnas que habíamos previsto para antes del amanecer.

Nikon D4, AFS 24-70mm f/2,8 a 24mm, 15seg a f/2,8, ISO 6.400

Sin embargo, amaneció sin lluvia, sobre las 6:45 empezó a despejar la niebla y durante la mañana aparecieron un par de huecos de luz en el cielo, permitiendo que se iniciase la acción en el muladar.

Nikon D800, AFS 400mm f/2,8 VR, 1/200s a f/2,8, ISO 1.600

Durante algo más de un par de horas gozamos de un número considerable de alimoches, buitres leonados y milanos negros y reales, lo que nos permitió probar ambas cámaras de forma razonable. Alternamos sobre ambos cuerpos el zoom AFS 200-400 VR f/4 y el 400mm VR f/2,8. No pretendiendo realizar análisis de ópticas no nos centramos en comparar estos dos objetivos, sobresalientes cada uno en su especialidad, y que no mostraron un comportamiento muy diferente en cuanto a prestaciones.

Nikon D4, AFS 400mm f/2,8 VRII, 1/2500s a f/4, ISO 800

Nikon D4, AFS 400mm f/2,8VR, 1/640s a f/4, ISO 800

Uno de los aspectos más importantes para el éxito en este tipo de fotografías es la velocidad del sistema AF. El porcentaje de éxito en el enfoque -con la misma configuración en ambas máquinas- resultó ser bastante similar, como corresponde a sistemas de autofoco que son básicamente iguales.

El otro aspecto importante es la velocidad de disparo. Las cuatro fotos por segundo de la D800 serán más que suficientes para muchas aplicaciones, pero no para aves en vuelo. La sensación de lentitud es tal que parece que no va a disparar nunca el siguiente fotograma.

Paradójicamente, el mejor ejemplo para ilustrar el trabajo de acción se realizó precisamente con la D800. Mostramos aquí cuatro fotografías de una pareja de alimoches peleando en vuelo, realizadas en el mismo segundo. Después de una larga espera en el hide, en este breve lapso de tiempo sucedió una acción muy interesante. Todas las imagenes están en foco, pero es inevitable que nos preguntemos si entre la tercera y la cuarta ambos pájaros llegaron a tocarse.

Se consiguió una buena imagen (que mostramos a continuación ligeramente recortada) pero la D4 con sus 11 fps, habría capturado casi el triple de tomas en ese mismo lapso de tiempo. Este problema de la D800 se puede aliviar si se trabaja en formato DX a 15 megapíxeles y se monta la empuñadura adicional MBD-12. La velocidad aumenta entonces a 6 fps, que es más aceptable, aunque aún lejos de una anticuada D300, que obtiene 12 megapíxeles 8 veces por segundo.

Nikon D800, AFS 400mm f/2,8VR, 1/1600s a f/4, ISO 400

A menos que apliquemos a la fotografía de fauna las ideas de Cartier-Bresson sobre el momento decisivo -cosa absolutamente imposible en acciones tan rápidas- está claro que la D4 maximiza nuestras oportunidades y que la D800 no es en absoluto la cámara para este trabajo.

Al ver una buena imagen en la pantalla de la cámara, los fotógrafos no solemos reposar tranquilos hasta que no hemos podido descargarla y haber realizado una o más copias de seguridad. Ambas cámaras cuentan con doble lector de tarjetas, que pueden configurarse para uso consecutivo, para separar RAW de JPG si usamos la opción de generar ambos archivos, o bien para uso simultáneo duplicando las imágenes. Esta última opción es interesante para la seguridad; aunque las cámaras y las tarjetas son muy fiables, nunca se puede descartar el fallo, robo o extravio de una tarjeta. La D800 graba Compact Flash y SD, mientras que la D4 utiliza Compact Flash y el nuevo estándar XQD, que no está implantado comercialmente aún.

Comentar por último que sufrimos en una ocasión el comentado bloqueo de cámara. Concretamente fue la D4 que dejó de responder a los mandos, quedando encendida pero inerte. Retirando y reinsertando la batería se solucionó este problema, que parece ser ya se corrigió vía actualización de firmware.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes