Dos pura sangre de Nikon

A principios de 2012, Nikon presentó dos nuevos modelos de cámara de formato FX: la D800, de construcción semipro de 36 megapíxeles de sensor, y la D4, de 16 megapixeles, con un cuerpo a prueba de balas. Las hemos probado y comparado en diversas condiciones a lo largo de un fin de semana.

Introducción

Desde hace un tiempo Nikon produce dos gamas de cámaras con sensores del formato que denomina FX, también llamado “completo” en honor a la película de paso universal: las cámaras de la gama profesional, que reciben nombres de un solo dígito, carecen de flash integrado y de luz de enfoque asistido, pero ofrecen un visor más amplio, tienen empuñadura integrada y sellado casi total, así como mayor robustez. Las de la gama semiprofesional se ofrecen tanto con sensores DX (de tipo APS) como FX,  montados en cuerpos de excelente factura y más ligeros pero con menos protección, para los cuales la empuñadura debe adquirirse aparte, tienen visores ligeramente disminuidos pero disfrutan del flash integrado y de luz para enfoque asistido.

En el ámbito FX, la oferta de Nikon hasta hace unos meses la constituían los modelos D3X, D3S y D700. Dos cámaras ‘profesionales’, dirigidas a estudio y reportaje respectivamente, y una tercera semiprofesional que era la versión aligerada de la extinta D3.

A principios de 2012 la marca presentó sus dos nuevos modelos, la D800 y la D4. Los orígenes de ambas cámaras son probablemente distintos. Mientras que la D4 es una evolución lógica y lineal de la D3s con más resolución, mejor video y conectividad y ergonomía mejoradas, la D800 no sustituye a la D700. Al parecer, la D800 deriva de la reflexión en Nikon acerca del posicionamiento de la D3X como cámara de alta resolución, equipada con carrocería “de guerra” pero pensada para trabajo de estudio, donde realmente no es necesaria tanta resistencia. Esta sería la génesis de la D800.

Elementos contructivos de la D4 y la D800

Es inevitable plantearse preguntas al respecto de la resolución de sensor de la D800. ¿Quién puede necesitar 36 megapíxeles? Una doble página en revista de calidad se solventa actualmente con mucho menos de eso, y estamos superando ya la resolución propia de la película de formato medio. Los escáneres como el SuperCoolscan 9000 lograban archivos de 9.5007.100 (unos 67 megapíxeles) a partir de un formato medio de 64,5 centímetros. La D800 los captura a un tamaño menor (7.3604.912), pero la comparación es sesgada en contra de la captura digital directa, ya que el escaneado implica dos ópticas, y gran parte de la resolución simplemente registra la estructura del grano de la película. Es este el motivo que permite extrapolaciones y una impresión más limpia desde captura digital directa, y que en nuestra opinión permite a esta cámara competir con el formato medio en igualdad de condiciones.

Los lanzamientos de nuevos modelos no son tan frecuentes en Nikon y en los últimos años la creatividad de los ingenieros y el astuto secretismo parcial de la marca convierte estas presentaciones en grandes eventos en la aldea global. En este caso, la renovación simultánea de las dos cámaras en lo alto de la gama merecía que los lectores de www.fotonatura.org pudieran conocer de primera mano las impresiones reales de fotógrafos de naturaleza usando ambos modelos.  De modo que se decidió realizar esta toma de contacto, que ha sido posible gracias al apoyo y la generosidad de Finicon (Nikon España) y de la empresa PhotoLogistics (www.photo-logistics.com), que presta servicios a los fotógrafos de naturaleza. Estos amigos nos cedieron el uso del aguardo que gestionan en Lleràs, cerca de Tremp, en Lleida, que es una de las mejores localizaciones que hemos conocido para fotografiar carroñeras al vuelo, especialmente para alimoches de los cuales se alcanza una gran concentración en la época de cría.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes