Guía rápida de introducción al vídeo con reflex digitales

La incorporación del vídeo a las cámaras digitales de última generación ha abierto nuevas posibilidades para los fotógrafos. En este artículo repasamos algunas de las claves a tener en cuenta a la hora de abordar la realización de secuencias de vídeo y aportamos algunos consejos para sacar el mayor partido a los equipos.

La captación de imagen en movimiento es algo que aporta una nueva dimensión a lo que podemos obtener con nuestra cámara. Además de imágenes estáticas que captan instantáneas de un momento, ahora podemos conseguir imagen en movimiento y sonido. Pero esta nueva tecnología a nuestra disposición presenta desafíos distintos a la captación de imágenes estáticas.

Vamos a hacer un repaso de algunas de las claves para sacar el mejor partido a las posibilidades que nos brindan las nuevas cámaras y conseguir tomas de la mayor calidad.

Tarjetas de memoria
El vídeo ocupa mucho más que el archivo RAW. Un minuto de vídeo puede llegar a ocupar 300 Mb de espacio en nuestra tarjeta; por tanto ten presente que necesitarás más capacidad de memoria que para la captura de fotografías. Además, si queremos que tal chorro de datos se grabe de manera correcta y con la máxima calidad es preciso que utilicemos tarjetas dotadas de la tecnología UDMA con altas velocidades de grabación.

Batería
Al igual que el espacio en disco, la batería se agota con mayor rapidez. Una batería puede tener una autonomía máxima de unos 20 minutos de grabación; por lo tanto es importante contar con más de una si planeamos hacer muchas tomas en una salida.

Trípodes y cabezales
La captación de imágenes en movimiento es muy exigente con el soporte de la cámara. A diferencia de la captura de instantáneas, el video es muy sensible a las trepidaciones de una toma con la cámara en la mano. El uso del trípode es imprescindible.

Otro elemento clave es el uso de una rótula fluida que permita hacer movimientos horizontales y verticales lo más suaves posibles. Fabricantes como Manfrotto cuentan con una amplia gama de rótulas fluidas que pueden servirnos. Una forma de comenzar es trabajar con tomas a cámara estática, que podremos hacer con nuestro trípode y rótula fotográfica.

Ajuste de exposición
Para captar vídeo debemos exponer a velocidades de obturación comprendidas entre 1/30 y 1/125 de segundo. El vídeo en las DSLR registra entre 24 y 30 fotogramas por segundo según el modelo de cámara. Esto significa que una de las variables de la exposición está, cuando menos, limitada, lo que deja dos ajustes para trabajar: el ISO y la apertura de diafragma. Esto puede ser un problema si queremos trabajar con diafragmas abiertos en situaciones de mucha luminosidad, por lo que puede ser necesario el uso de filtros (polarizador o de densidad neutra) para reducir la luminosidad de la toma.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes