Un año alrededor del mundo con la Canon EOS-1D Mark IV

Tierra del Fuego: nuevas funcionalidades, pantalla LCD y visión directa

A primeros de enero y con cámara nueva, mi compañera Eulàlia y yo volamos hacia el cono sur de América, empezando por una semana en la isla de Tierra del Fuego. Por fortuna el vuelo era largo y me sirvió para desgranar todo el complejo manual de instrucciones. Asusta un poco la cantidad de funciones personalizables cuyo uso, en ocasiones, se hace difícil de entender. En los meses posteriores, Canon ofrecería en Internet unos documentos PDF con explicaciones mucho más detalladas de las funciones relacionadas con la personalización del sistema AF y la sensibilidad ISO: Ajustes personalizables AF e ISO

Por su rápido autoenfoque, altísima velocidad de ráfaga, alta sensibilidad ISO (hasta 12.800 ISO, ¡ampliable hasta 102.400!) y factor de reencuadre 1,3x, la 1D-IV es a priori una cámara ideal para la fotografía de acción como la de fauna salvaje.

Fotografías tomadas a 1600 y a 51200 ISO, sin y con reducción de ruido. Pueden observarse los magníficos resultados obtenidos a 1600 ISO y cómo las elevadas sensibilidades por encima de 12800 ISO sólo son utilizables en casos de verdadera emergencia. En la imagen a 1600 ISO la reducción de ruido reduce ligeramente la definición de la imagen en el pecho del ave. La imagen a 51200 ISO, en cambio, es inaprovechable sin recurrir algo a esta reducción de ruido.

Pero el aumento de resolución de la 1D-IV (que la sitúa a la altura del antiguo modelo de “estudio” 1Ds MkII) también la hace una herramienta muy adecuada para la fotografía de paisaje. Por vez primera una cámara conjuga en proporciones adecuadas las características de alta resolución, rapidez de disparo y ruido. A mi parecer una cámara perfecta para fauna y paisaje a la vez, una herramienta adecuada para los fotógrafos de naturaleza pluridisciplinares.

Una de las funciones más deseadas por mí era la limpieza automática del sensor: viajando con la EOS-1 Ds Mk II necesitaba limpiar el sensor de manera manual, soplando con una pera de aire, una o dos veces por semana, y con una espátula húmeda o llevándola al servicio técnico varias veces al año. Y de todos modos en algunas fotografías las motas de polvo aparecían por doquier. Sin embargo, durante los dos primeros meses usando la Mk IV en condiciones muy polvorientas en Sudamérica tan sólo tuve que soplarle con una pera de aire en dos o tres ocasiones para mantener el sensor limpio. Y en septiembre, estuve dos semanas trabajando en Kenia con muchísimo polvo, ¡y no lo limpié ni un solo día! Tras un año de uso aún no ha debido pasar por una limpieza del servicio técnico. ¡Se acabaron las horas retocando motas de polvo en el ordenador!

Lo primero que pude comprobar en este viaje inicial fue la ya legendaria resistencia de las EOS-1. Ni los centenares de kilómetros de polvorientas pistas, ni las frecuentes lluvias de Tierra del Fuego afectaron a su funcionamiento. Aquí empecé a experimentar composiciones y enfoques utilizando la Visión Directa, y también usé por vez primera la función de video FullHD 1080. Una serie de fotografías de gaviotas en vuelo realizadas en Ushuaia al anochecer me permitieron testear sus capacidades AF, las

Gaviota dominicana (Larus dominicanus) captada en acción por los sensores AF a la tenue luz crepuscular en Ushuaia, Argentina. 1D Mk IV a ISO 1600, 500 mm f:4L IS, 1/750 seg.

apabullantes ráfagas de 10 fotos por segundo, y el uso de altas sensibilidades inexistentes hasta entonces.

Otra funcionalidad muy útil de esta cámara es el uso simultáneo de dostarjetas de memoria (una CF y una SD), que ya existía en las EOS-1 anteriores. Eso permite fotografiar por duplicado en ambas tarjetas para tener una copia de seguridad o, tal y como yo suelo programarlo, hacer que una vez se alcanza la capacidad máxima de una de las tarjetas, la cámara salte automáticamente a la otra. La 1D-IV ofrece una nueva variación: su capacidad para copiar las fotografías ya grabadas en una de sus tarjetas a la otra. En el primer momento eso me pareció una tontería, pero a lo largo del año ya han sido varias las ocasiones en que no he tenido a mano un descargador de Compact Flash ni un cable USB, así que he hecho una copia de sus fotografías a la tarjeta SD y así he podido descargarlas a mi MacBook Pro por su ranura SD.

, , ,

Una respuesta a Un año alrededor del mundo con la Canon EOS-1D Mark IV

  1. visit here 10 octubre, 2019 at 10:01 #

    I really like your writing style, wonderful info, thank
    you for posting :D.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes