José Luis González Grande, un pionero que vuelve a los orígenes

Fotografía libre con ética
En aquellos años, Félix Rodríguez de la Fuente era ya un gran personaje de televisión, con el carisma que le caracterizaba y con todo su magnetismo.

Eran tiempos en que los fotógrafos, a la vez que hacíamos fotos, debíamos tener ciertas dotes de convicción, y mucha paciencia, para ser transmisores de las nuevas tendencias de respeto hacia la naturaleza. Había que conseguir que los propietarios de grandes fincas fueran conscientes de la importancia de la conservación de, al menos, algunas especies de rapaces, las más escasas. De los mamíferos carnívoros, mejor ni plantearlo si no queríamos que cualquier avance se fuera al traste y, además, nos prohibieran el paso a las fincas. Había que ir poco a poco, paso a paso pero con una clara determinación para conseguir proteger definitivamente a todos los depredadores aunque costara décadas. Era una auténtica transición hacia la conservación de la naturaleza. Los programas de Félix eran el apoyo a los argumentos de fotógrafos y naturalistas.

Torreta instalada en 1986 pa la fotografía de gavilanes en las altas ramas de los árboles.

En la década de los setenta y principios de la de los ochenta no se necesitaban permisos de ninguna administración para poder hacer fotografías de fauna. Se trabajaba con absoluta libertad, pero, por supuesto, con ética. Llegué a tener una decena de hides repartidos por la comarca de Candeleda, generalmente en fincas privadas con cuyos dueños conseguí hacer y mantener amistad hasta nuestros días. Gracias a esta amistad atendían mis propuestas de evitar la caza de rapaces con búho (autorizada y muy extendida), el veneno, los cepos, los lazos de cables y otros tipos de artes de masacre de “alimañas”, como definían a los depredadores, que ahora son nuestras más preciadas especies.

En los años setenta y ochenta, el campo era mi vida y la fotografía, mi medio de subsistencia, limitado, eso sí, pero sin prisas de que pasara el tiempo. No importaba comer varios días lo mismo -un trozo de pan duro con una lata de sardinas bastaba- si estaba dentro de un hide, a veces hasta 3 días con sus noches, sobre una torreta de 12 metros de altura a 15 metros del nido de una pareja de águilas imperiales. Solamente la visión del comportamiento de las águilas me mantenía, me llenaba de vida.

Fotógrafos como el británico Stephen Dalton y el alemán Hans Reinhard eran mis referentes europeos, La fotografía de alta velocidad del primero y la plasticidad de los fondos con gran desenfoque del segundo irrumpieron en España y comprendí que aún estábamos a una gran distancia del nivel de esos autores o de otros como Frans Lanting.

, ,

3 Respustas a José Luis González Grande, un pionero que vuelve a los orígenes

  1. Victorino 13 abril, 2011 at 23:39 #

    José Luis González Grande es uno de los grandes.

  2. Joseba Zabala 1 agosto, 2011 at 9:23 #

    MI hijo Iñaki y yo acabamos de regresar de Candeleda donde hemos pasado un par de jornadas inolvidables en el HIde de los carroñeros. José Luis es tan EXCELENTE fotógrafo como persona. En estos días ha estado permanentemente pendiente de nosotros, mejor imposible. Desde aquí le quiero agradecer su entrega y sobre todo su cariño y el de su familia. Un enorme abrazo para él, para su mujer y para sus hijos de parte mía y de Iñaki.
    P.D.: Volveremos. 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. 77 fotógrafos de naturaleza que deberías conocer « En busca de la fotografía perfecta - 28 diciembre, 2012

    […] Artículo: http://www.fotonatura.org/revista_digital/index.php/2011/02/20/jose-luis-gonzalez-grande-un-pionero-… […]

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes