Las grullas en Extremadura: todo un festival

Uno de los grandes espectáculos que proporciona la naturaleza europea, además de gratuito y al alcance de todos, es el vuelo en formación de los grandes y ruidosos bandos de grullas, ya sea al amanecer o al atardecer, cuando coinciden en su salida y regreso al dormidero durante la migración o sus concentraciones invernales. Muy pocos lugares del continente acogen a las grullas, circunstancia que, cada vez más, enorgullece a sus habitantes. Extremadura es el más significado y poco a poco tratan de sacarle partido a dicho privilegio.

Extremadura es el principal destino de la mayor parte de la población de grullas que llegan a la península ibérica, convirtiéndose durante el invierno en una de las especies más representativas de sus dehesas y campos de cultivo. Cada año aumenta el interés de fotógrafos y aficionados a la ornitología por observar estas espectaculares aves en la región.

Grullas en vuelo, con la sierra de Montánchez (Cáceres) al fondo. Imagen tomada desde coche con una rótula en la ventana, aparcado en una calle de Hernán Cortés (Badajoz).

Gran parte de las poblaciones de grullas que nidifican en Alemania, Suecia, Finlandia, Noruega y Estonia, así como del resto de países que circundan el Mar Báltico y áreas próximas de Rusia, siguen la denominada “ruta occidental” hasta llegar a Extremadura. En su larga travesía migratoria pueden llegar a recorrer más de 4.500 km, disponiendo de lugares estratégicamente situados a lo largo del recorrido para descansar y alimentarse (Hornborga, Lac du Der en Francia, etc.).

En las últimas décadas se ha constatado un aumento progresivo de las poblaciones de grulla común, estimándose que en la península ibérica invernan más de 150.000 aves (datos de SEO/BirdLife, temporada 2003-2004), casi triplicando los censos de 20 años atrás. Estas cifras son aún más significativas si tiene en cuenta la creciente importancia de la invernada en Francia, donde permanecen más de 50.000 individuos (principalmente en las Landas de Gascogne y en Lac de Chantecoq) y que ha supuesto un interesante cambio su estrategia migratoria.

La población invernante en Extremadura puede alcanzar las 80.000 aves, más del 50% de los efectivos invernantes transpirenaicos. No obstante, su número puede variar cada temporada dependiendo de las condiciones existentes en las zonas de invernada más norteñas (Gallocanta y Francia, principalmente), de tal modo que los inviernos con temperaturas extremadamente bajas, escasez de alimento o ausencia de agua en los humedales, obligarían a que continuasen su ruta migratoria hacia el suroeste ibérico.

Distribución de la población en Extremadura

Las grullas se distribuyen ampliamente durante el invierno y se estima que la superficie ocupada conjuntamente por de las áreas de campeo, alimentación y los dormideros representa más del 40% de la región. Los efectivos se reparten en 11 grandes sectores (ver mapa). El tamaño medio de las poblaciones en estos sectores está comprendido entre 1.600 y 3.800 individuos. Aproximadamente el 77% de la población de grullas de Extremadura está repartida en núcleos que superan las 2.000 aves, siendo los sectores más importantes cuantitativamente: “Zona Centro” (30.000-40.000 ind.), “Azuaga” (7.500-9.000 ind.) y “Navalmoral” (5.000-6.600 ind.).

, ,

Una respuesta a Las grullas en Extremadura: todo un festival

  1. Abbondio 18 febrero, 2012 at 9:31 #

    No te imaginas cuanto tiempo he estado tratando de encontrar esta informacion. Me ahorraste mucho trabajo

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes