Los fotógrafos españoles de Wild Wonders no enjuician de igual manera el proyecto

A Diego López le cayeron en suerte dos trabajos en países bálticos y otro al ladito de casa. “Todas mis misiones fueron a propuesta de la organización. Supongo que el motivo era que la mayoría hubiéramos elegido ir a los mejores sitios, según el parecer de cada uno.
En Polonia, nuestro objetivo eran las ardillas terrestres moteadas, conocidas como susliks, y los hamsters europeos. La cría de ambas especies estaba un poco retrasada, especialmente la de los hamsters, por lo que decidimos dejarlos para el final del viaje y, en la práctica, no pudo realizarse.
En Letonia tenía la misión de trabajar en tres espacios naturales: La isla de Moricsala, una de las primeras reservas protegidas de Europa, muy rica en flora; y los parques nacionales de Keneri y Slitere, en los que debía hacer fotos de paisaje y de cigüeñas negras en bosque boreal.
La tercera asignación que recibí fue el Parque Natural Bahía de Cádiz.”

Ardilla terrestre en un pastizal de Polonia. Foto: Diego López.

El tiempo

En lo que se refiere al tiempo que dedicaron a los preparativos y a trabajar sobre el terreno, Juan Carlos Muñoz aclara que “el tiempo empleado sobre el terreno estaba en función de los días concretos que financiaban y pagaban… Para los milanos me correspondieron 6 días y para las islas escocesas, 12.” En su caso, “no ha sido una preparación complicada porqué el trabajo no lo requería. En Gales, la infraestructura es la que hay y no se puede modificar nada a tu gusto. En Saint Kilda estaba metido en un viaje organizado con otros clientes y dependía de la programación del barco. A parte, algunas gestiones previas ya las realizó directamente WWE. Normalmente mis viajes de trabajo están muy planificados, pero luego improviso en función de lo que voy observando.

Para Diego López, “fueron necesarios dos meses de preparación. Para cada misión contaba con 7 días sobre el terreno, aunque en cada lugar estuve unos 10 días, corriendo de mi cuenta los gastos por los días extra.”

Iñaki Relanzón en el Atlántico fotografiando calderones. Foto: Teo Lucas.

Iñaki Relanzón es el que más tiempo declara haber dedicado: “He realizado cuatro misiones allí. En total unos dos meses sobre el terreno. El trabajo de preparación ha sido de un año entero”.

José B. Ruiz pudo resolver su encargo sin muchas dilaciones a pesar de algunas dificultades: “Estuve un par de semanas estableciendo contactos allí, pues había habido cambios y se debían establecer de nuevo. Después fui una semana antes del otoño y otra semana en pleno otoño, que estaba ligeramente atrasado a causa del frío.”

,

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes