Los fotógrafos españoles de Wild Wonders no enjuician de igual manera el proyecto

A la par que la crisis económica, Wild Wonders Of Europe, el mayor y más ambicioso proyecto de fotografía de naturaleza jamás realizado, se ha ido abriendo paso hasta superar con creces las previsiones iniciales. Los cuatro fotógrafos españoles que han recibido encargos valoran, en términos generales, de forma positiva la iniciativa, aunque la experiencia vivida por cada uno no ha sido satisfactoria por igual. José B. Ruiz, Iñaki Relanzón, Juan Carlos Muñoz y Diego López, nos cuentan el trabajo que han realizado.

Las misiones fotográficas de Wild Wonders of Europe no se han detenido todavía y, si nos fijamos en el número creciente de fotógrafos incorporados y de reportajes realizados, parece que la crisis económica no ha tenido gran afectación en la marcha del proyecto. A falta de balance financiero, que se intuye positivo, los fotógrafos participantes ya hacen sus valoraciones personales. Hemos pedido a los cuatro profesionales españoles cooptados por los promotores de WWE que nos expliquen su experiencia.

Wild Wonders of Europe arrancó el 8 de mayo de 2008 con 55 fotógrafos encuadrados en sus filas y 90 misiones por cumplir, repartidas en 44 países, durante 14 meses. Dos años después, el proyecto parece no tener fin y han sido 70 los profesionales que han recibido encargos. El esloveno Arne Hodalic es el más reciente fichaje de WWE y ha aportado imágenes subacuáticas de los ríos de su país. En casi dos años, se han realizado trabajos en 118 lugares y no se ha dejado ninguno de los 48 estados del Viejo Continente sin cubrir.

De inicio, sorprendía que el criterio seguido para asignar las misiones fotográficas a los profesionales captados por WWE fuera el contrario a la lógica. Se trataba de evitar que los fotógrafos trabajaran en su propio país, lugares habituales o incluso conocidos. Esa regla ha tenido cada vez más excepciones.

El reparto

José B. Ruiz en los bosques de Bohemia. Foto: Vasek Zoika.

A la hora del reparto de misiones, fijadas en una lista previamente la mayoría de ellas, los fotógrafos pudieron expresar sus preferencias de un modo vago o abstracto, pero tuvieron una respuesta diversa. A José Benito Ruiz no le hicieron mucho caso y fue el primer español en entrar en acción, en otoño de 2008: “Tuve dos misiones asignadas desde el principio, ambas en la República Checa. La primera no se realizó, y la segunda fue Ceské Švýcarsko, un parque nacional en la frontera con Alemania. Me tocó en suerte sin más. A mí me hubiera gustado un lugar más documentado o en la costa, pero es lo que me asignaron. Mis objetivos eran documentar la zona y obtener buenas imágenes del parque, sobre todo otoñales. Siempre se nos pide estar atentos a la fauna, pero apenas ví animales accesibles. A pesar de todo, siempre llevé el 400 mm. en la mochila por si acaso.”

A Juan Carlos Muñoz le correspondieron dos misiones: “La primera consistía en fotografiar la concentración invernal de milanos reales en Gales, en una granja a partir de la cual se ha ido recuperando la especie en el Reino Unido. La segunda, los paisajes de las Hébridas Exteriores, en Escocia, especialmente Lewis y Saint Kilda. Inicialmente, se asignaban temas que fueran factibles pero en países diferentes al del fotógrafo encargado de hacer el trabajo, a ser posible en destinos que le fueran desconocidos. Me preguntaron mis preferencias y al responder que quería zonas del norte, me correspondieron esos dos destinos.”

Costa de Lanzarote. Foto: Iñaki Relanzón.

Iñaki Relanzón se sumó cuando el denominado “gran reto” ya estaba en marcha: “Mi objetivo fueron las Islas Canarias, una misión atípica dado que la línea general era que cada fotógrafo trabajara fuera de su país. Pero fue una excepción, porque era una zona que interesaba para el proyecto por sus peculiaridades y no era mi zona natural de trabajo. Fue consensuado.”

,

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes