Flujo de trabajo con Adobe Lightroom (3) Edición RAW

Continuando la serie de artículos sobre el flujo de trabajo con Ligthroom, descubrimos las posibilidades que ofrecen este programa para la edición y el procesamiento de imágenes. Conoce cómo puedes tratar y transformar de forma sencilla y potente tus imágenes RAW.

Procesado de imágenes

Vista del módulo Develop de Lightroom, que muestra los paneles de herramientas y la tira de imágenes en la parte inferior de la pantalla con una serie de imágenes seleccionadas.

En los dos artículos precedentes hemos visto cómo, con la ayuda de Photoshop Lightroom, es posible realizar el visionado, selección y catalogación de las imágenes digitales de forma rápida y eficiente. En esta tercera entrega vamos a ver las funcionalidades más importantes del módulo Develop (Revelado), responsable del procesamiento de los ficheros RAW.

La edición de las imágenes es, sin duda, uno de los aspectos más importantes del trabajo con las imágenes digitales. Es cuando corregimos la exposición, el balance de blancos y damos el toque de contraste o saturación a la fotografía. En definitiva, es la tarea clave de acabado del archivo fotográfico digital.

Lightroom es una herramienta muy potente de edición de imágenes y una de sus principales cualidades es la facilidad de manejo. La mayoría de los controles son muy intuitivos al utilizarlos y las capacidades que tiene de ajustar una imagen y sacarle el mayor partido permiten que podamos prescindir, en la mayoría de los casos, del trabajo con Photoshop.

Algunas tareas de edición que hasta hace poco precisaban de técnicas complejas de Photoshop son posibles con las herramientas de las que dispone Lightroom. Entre estas podemos destacar la edición selectiva de altas luces y sombras o las herramientas de enfoque selectivo que facilitan enormemente la obtención de resultados sorprendentes a partir de nuestras imágenes sacando el máximo partido a la información captada por el sensor en los ficheros RAW.

Edición no destructiva

Antes de entrar a presentar las herramientas de edición con que contamos en Lightroom es importante comprender cómo trabaja el programa a la hora de editar una imagen.

Cuando abrimos una imagen en Photoshop (archivos diferentes de los RAW) y realizamos cualquier cambio estamos actuando sobre los píxeles que componen la misma. Si guardamos el cambio realizado, las modificaciones se fijan para siempre afectando de forma irreversible a la imagen. Esto quiere decir que la edición de una imagen TIFF o JPG produce una cierta degradación, y por tanto la edición resulta “destructiva”.

La propia naturaleza de las imágenes RAW impide este problema, ya que el fichero generado por la cámara actúa como un negativo que nos servirá para la creación de imágenes en formatos JPG o TIFF, que se producen al exportar la imagen generada al “revelarla” con un conversor RAW.

Lightroom, a diferencia de Photoshop, realiza una edición no destructiva de qualquier archiovo de imagen. Para ello, lo que hace es actuar en todos los casos como si se trabajara con imágenes RAW; és decir, cualquier imagen (TIFF, JPG, PSD o RAW) puede ser editada sin que se vea afectada en sus píxeles. Podemos modificar la exposición, el contraste o la saturación, limpiar las motas y aplicar un recorte sin que la imagen original sufra ninguna modificación. ¿Cómo? Lightroom guardará todos los ajustes realizados en forma de parámetros en el catálogo creándose lo que podríamos denominar la receta de revelado de cada imagen.

El programa lo que hace es mostrarnos el aspecto final que tendrá la fotografía con los ajustes aplicados, y solamente cuando decidimos exportar la imagen se crea el nuevo archivo finalizado en formato JPG, TIFF, PSD o DNG.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes