Bueyera + CSH

Bueyera + CSH

A la garcilla bueyera la solemos observar acompañando a los rebaños de ovejas o al ganado vacuno, y a menudo las veremos a lomos de los herbívoros en una estampa muy "africana", o a sus pies en busca de parásitos, insectos y pequeños animalillos que el ganado pueda levantar mientras camina. No menos habitual resulta verlas mientras siguen a los tractores arando tierras de labor, dejando al descubierto y sin protección roedores, escarabajos, larvas y otros bichos que forman parte de su dieta. Se alimentan, por lo tanto y al contrario que otros parientes cercanos suyos, en tierra firme en vez de en el agua (o por lo menos principalmente, porque a veces campean por praderas encharcadas y llanuras indudables).

Por donde yo resido año tras año las venimos observando comiendo en unos praderas periurbanas, y aunque odio hacer fotografía de fauna en lugares concurridos por la gente, este año me decidí a intentarlo. La ventaja de la cercanía es que he podido estudiar sus horarios y costumbres antes de iniciar las sesiones, viendo dónde se alimentan, el número que componían los bandos, las horas de llegada, etc. Si me olvido de los paseantes y sus perros, del ruido del tráfico cercano y de alguna que otra espantada innecesaria, las tres sesiones que de momento les he podido hacer esta temporada han sido una buena primera experiencia con esta especie. Aunque aún las tenemos por aquí, no sé si podré hacerles más intentos para mejorar los resultados, pero en cualquier caso, hay algunas imágenes que no me disgustan. Entre ellas esta.

Son muy tempraneras, y alguna mañana clareando ya estaban en la zona buscando lombrices, así que no queda otro remedio que entrar al hide antes de amanecer. Además así te evitas la mirada de curiosos. Estas pequeñas garzas saben perfectamente que cuando hiela por la noche en estos campos no hay nada que rascar, pues el terreno duro congelado debe limitar el movimiento de las lombrices que vienen a comer. Así pues, si hiela ... no hay sesión, pues se van a otra zona cercana con un rebaño de ovejas, a unos 6 kms de distancia.

En fin, os dejo más fotografías de estos primeros intentos en mi blog:

http://homofotografia.blogspot.com.es/2017/01/la-garza-pastora.html

En el CSH podéis comprobar la ubicación del hide.

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0,0

    Popularidad
  • Votos 7
    Visitas 925
    Favoritos 0
 Canon EOS 7D; v 1/800; f 5,6; ISO 1600; EF 500mm f/4 IS USM; silla-hide, red de camuflaje, trípode Manfrotto 055 NAT, rótula de balancín Triopo DG3 y buen abrigo para aguantar las frías temperaturas del amanecer. Formato completo sin recortes.

Comentarios

  • Avatar de usuario

    Por Pedro Sánchez Márquezz 27-01-2017

    Buena perspectiva y bien negociados esos blancos, no me dio lugar a comentarte nada en a montesina pero me gustó mucho y me pareció una muy buena toma. Un saludo.

  • Avatar de usuario

    Por Jairo Carranza Carvajal 27-01-2017

    Fondo, desenfoques, pose y encuadre
    Chapoo"

  • Avatar de usuario

    Por Jhon Gabriel Bravo 28-01-2017

    Extraordinaria Jesús una imagen que habla por sí sola, es un extraordinario trabajo acompañado por el relato lleno de verdad y que me remoto a mi infancia junto a los sembradíos. Felicidades, un saludo.

  • Avatar de usuario

    Por Pablo Herrero Gomez 28-01-2017

    Muy buena Jesus a ras de suelo y con ese fondo verde que hace que resalte tanto su blanco plumaje. Muy buen foco y tono. Buen trabajo. Un saludo

  • Avatar de usuario

    Por Jose Antonio Acuña (Luma) 29-01-2017

    Muy bonita, sobre todo el punto de vista tan bajo. Un saludiño.

  • Avatar de usuario

    Por Miguel Benedicto Dumall 31-01-2017

    Buen trabajo y una toma muy chula y expresiva. Saludos.

¿Quieres comentar esta foto o tienes algun comentario para el autor?

Únicamente los usuarios registrados pueden comentar las fotos de las galerías. Puedes registrate en la sección Mi fotonatura.

Si aún no te has dado de alta en el web, puedes registrarte aquí.

Para tener un punto de vista bajo y evitar tener que hacer un tumbing, aproveché la existencia cercana de un canal seco en el que situar la silla-hide, apretadita contra unos chopos amarillos.