"...Funcionarios malpagados". (Gyps fulvus)

En la imagen la figura de un buitre leonado junto al cadáver de una cierva.
La imagen es de este pasado mes de agosto en las cercanías de nuestro pueblecito serrano en Soria. Escena que se ha repetido hasta en cuatro ocasiones en tan corto espacio.
El porque de del título y de mi reflexión viene dado a colación del trato de conveniencia que se les da a estas majestuosas aves de costumbres tan peculiares, denostadas en sus acciones desesperadas al "atacar" alguna cabeza de ganado en momentos de desmesurada hambruna (con el cambio de política con el cierre de los muladares donde se abandonaban los cadáveres de los animales fallecidos), y que ahora en la zona con la tremenda lacra que están padeciendo un altísimo porcentaje de los ungulados, tanto ciervos, corzos como jabalíes y así como zorros que están en contacto con los restos, infectados todos ellos con la extensa epidemia de sarna. Epidemia convenientemente acallada por las autoridades cinegéticas, que tienen fundamentados en las venideras cacerías de estos animales sus futuros rendimientos económicos.
Infinidad de restos se descubren con facilidad dando alguna vuelta por a sierra, o simplemente cruzando los sembrados.
La tarea que estos singulares seres realizan haciéndolos desaparecer es indispensable, con la única misión de alimentarse y sobrevivir. En estos momentos si son bien recibidos hasta incluso "elogiados", pues estos casos parecen ser ajenos a posibles contagios con el ganado.

Lo más desconcertante y paradójico de estas aves es su comportamiento ante situaciones como las dadas, por lo menos para mi persona. Pues su inteligencia innata la pude comprobar en esta situación o simplemente viendo otros restos, y tal cosa me resulto fascinante. Ya que ante los cadáveres recientes de estos animales infectos saben perfectamente que partes no deben contactar. Como podréis apreciar en la imagen, precediendo a vaciar y alimentarse del interior de el animal, practicando una entrada a la altura del esternón y otra por sus partes blandas traseras por donde se introducían. dejando intactas todas las partes que sufren vistosamente la enfermedad. Siendo así cuando tan solo, como en la imagen, un individuo se alimentaba de la carroña, o como cuando se peleaban y alimentaban por tiempos el numeroso grupo de unos cuarenta buitres que intervinieron en la carroñada.
No se si estos comportamientos son normales y habituales. seguramente si y tendrán explicación, o corrección si estoy equivocado.
Espero que la imagen sea interesante para vosotros, tanto como lo fue para mi en tal vivencia.
Gracias por aguantar el "rollete" y saludos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0,0

    Popularidad
  • Votos 2
    Visitas 806
    Favoritos 1
 NIKON D300; v 1/2000; f 6,3; Comp.exp. 0; ISO 400; 600mm (900mm eq);

Comentarios

  • Avatar de usuario

    Por Arturo Sáenz Ripalda 12-09-2015

    Lleva más razón que un santo. La sarna se propaga con gran rapidez. aquí solo en Los Cameros Viejos no ha llegado la epidemia Menos mal, pues hay una extensa colonia de leonados
    Un magnífico documento el suyo

  • Avatar de usuario

    Por Juan Carlos Barco Gutiérrez 13-09-2015

    Calidad fotográfica y texto divulgativo y didáctico. No he tenido ocasión de "estudiar" en vivo estos comportamientos, aunque no me extrañaría que la razón fuera la que comentas (la naturaleza es sumamente sabia). Saludos y enhorabuena

  • Avatar de usuario

    Por Antonio Cavadas 13-09-2015

    Buena imagen para acompañar a un texto muy pedagógico.Saludos

  • Avatar de usuario

    Por Manolo Lázaro Martín 15-09-2015

    Una buena imagen..... donde esto que vemos debería ser lo habitual en la península. Un saludo desde Madrid

¿Quieres comentar esta foto o tienes algun comentario para el autor?

Únicamente los usuarios registrados pueden comentar las fotos de las galerías. Puedes registrate en la sección Mi fotonatura.

Si aún no te has dado de alta en el web, puedes registrarte aquí.