Sarrio o Rebeco pirenaico (Rupicabra pyrenaica ssp. pyrenaica)

Sarrio o Rebeco pirenaico (Rupicabra pyrenaica ssp. pyrenaica)

El sarrio o rebeco pirenaico (Rupicapra pyrenaica ssp. pyrenaica) es un bóvido de la subfamilia Caprinae. Es de pequeño tamaño (entre 22 y 28 kg., unos 120 cm. de longitud y unos 75 cm. de cruz), siendo los machos algo más pesados que las hembras. Ambos sexos tienen cuernos con forma de gancho de unos 13-15 cm., siendo los de los machos más gruesos y con el gancho más cerrado (como los de la foto). Aunque el pelaje varía según la época del año, tienen la cabeza y la garganta claras, con un “antifaz” oscuro. El cuerpo es de un color pardo rojizo uniforme, con una línea oscura que recorre el dorso. El vientre y los glúteos son claros. Los machos tienen los colores más oscuros y marcados. En invierno el pelo es mucho más denso, oscuro y sus diferentes colores más marcados. Una banda negra recorre desde la parte posterior de las orejas a la parte delantera del cuello, continuando por la parte alta de las patas y los flancos del cuerpo. Su cola es negra. Delante de cada ojo tienen una mancha alargada de color canela rojizo de unos 2 cm.

Tienen dos glándulas detrás de la base de los cuernos que producen un almizcle con un olor cabruno. Los machos, sobre todo durante el celo, marcan las puntas de las ramas de los arbustos para delimitar su territorio.

Sus pezuñas son finas y muy versátiles, con unas almohadillas en la parte central que les posibilita moverse por las rocas y el hielo sin problemas. Habita el piso subalpino, moviéndose entre el límite superior de los bosques y los pastos supraforestales, ocupando en verano las máximas altitudes. Prefiere pendientes fuertes y rocosas donde la nieve se acumula poco. Hábita entre los 1000-2800 m. en los Pirineos y entre los 400-2400 m. en la Cordillera Cantábrica.

Los sarrios o rebecos son animales sociales que se mueven en pequeños grupos a la búsqueda de pastos de montaña. Estos grupos son de machos (también solitarios) o de hembras y sus crías. Sólo se reúnen durante la época de celo. Su actividad es mayor durante la mañana y a últimas horas de la tarde. Su vista, olfato y oído son excelentes, lo que les ayuda localizar a sus depredadores (osos, lobos y hombres). Otros peligros que acechan a los rebecos son los aludes. No obstante, esta especie no sólo no se considera amenazada, sino que su caza está permitida. La esperanza de vida de estos animales es de unos 20 años.

En la actualidad, y según estudios genéticos, se reconocen (aunque no toda la comunidad científica) un total de 10 subespecies agrupadas en dos especies. La especie Rupicabra pyrenaica agrupa a los rebecos del suroeste de Europa. Se distinguen las subespecies parva (Cordillera Cantábrica), pyrenaica (Pirineos) y ornata (Apeninos). La especie Rupicapra rupicapra se distribuye por el resto de Europa y en el Cáucaso.

Modo de disparo Prioridad de abertura AE
Tv (Velocidad de obturación) 1/250
Av (Valor de abertura) 11.0
Modo de medición Medición evaluativa
Compensación de la exposición -1/3
Velocidad ISO 160
Objetivo EF70-200mm f/4L IS USM
Distancia focal 200.0mm
Calidad de la imagen RAW
Modo Balance de blancos Automático
Modo AF AF simple
Modo de selección de área AF Selección manual

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0,0

    Popularidad
  • Votos 1
    Visitas 2286
    Favoritos 0
 Canon EOS 60D
Objetivos: Canon EF70-200mm f/4L IS USM, Canon EF-S 55-250mm f/4-5,6 IS II y Canon EF-S 18-55mm f/3.5-5,6 IS II

Comentarios

¿Quieres comentar esta foto o tienes algun comentario para el autor?

Únicamente los usuarios registrados pueden comentar las fotos de las galerías. Puedes registrate en la sección Mi fotonatura.

Si aún no te has dado de alta en el web, puedes registrarte aquí.