El curioso arrendajo

El curioso arrendajo

Estás tan tranquilo observando el ir y venir de las aves pequeñas y pícidos desde el hide cuando un destello azul aparece de la nada y se posa en la bandeja. Todos los allí presentes contenemos la respiración. Un arrendajo (o gallo de monte, como lo llaman por aquí) ha fijado su mirada en el cristal. Posiblemente atraído por el reflejo, pero al mismo tiempo desconfiado, el arrendajo se queda inmóvil. Es entonces cuando ladea ligeramente la cabeza, buscando una nueva perspectiva, algo que no encaje. En este gesto tan de córvido, tan curioso e inteligente es demasiado tentador como para dejarlo escapar. Cierro la boca y a pesar de saber que el cristal me hace invisible me muevo despacio. Ajusto el ISO y "clack" la primera foto. Pronto, el susto de que el arrendajo se esfume desaparece, ya que comienza a alimentarse con total tranquilidad en la bandeja. Hice fotos con más nitidez, mas color y más impresionantes, pero ninguna que capte la esencia analista y curiosa de nuestro córvido forestal favorito. Cada vez que veo esta foto sus ojos vuelven a clavarse en los míos, su cabeza vuelve a ladear y contemplo el destello azul que irrumpe en el comedero y nos deja todos con la boca abierta.

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0,0

    Popularidad
  • Votos 0
    Visitas 719
    Favoritos 0
 DMC-FZ72; v 10/3200; f 5,6; Comp.exp. 0; ISO 640; 89,73mm (551mm eq);

Trípode
Hide con cristal espía

Comentarios

  • Esta imagen no tiene comentarios

¿Quieres comentar esta foto o tienes algun comentario para el autor?

Únicamente los usuarios registrados pueden comentar las fotos de las galerías. Puedes registrate en la sección Mi fotonatura.

Si aún no te has dado de alta en el web, puedes registrarte aquí.

Desde nuestro hide forestal de Izki. Tras un par de horas de mucho tráfico de pícidos y aves pequeñas el arrendajo hizo presencia. Es un visitante habitual de nuestro hide, pero con el curso escolar no había encontrado el tiempo que requería para poder captarle. Esa misma mañana entró 3 veces más.