Un peldaño menos, relatos de viaje

Un peldaño menos, relatos de viaje

"En toda mi vida, nunca he experimentado nada tan enervante como escuchar los fuertes rugidos de aquellos terribles mounstros cada vez más cerca, y saber que uno u otro de nosotros estaba condenado a ser su victima antes de que amaneciera."

Teniente Coronel J.H. Patherson (Los devoradores de hombres de Tsavo)

A quién quiera leer, que se prepare, que me quiero explayar... y no por excusarme, pero sirva de paso el decir que cada foto debería llevar una historia consigo, que eso la hace aún más interesante, incluso si la foto no es buena, puede convertirse en FOTÓN, como aquí la llamamos, con una buena historia tras de si.
Si esta foto es buena o no, y si la historia merece la pena, lo decidís vosotros, para mi, fué algo irrepetible (por favor!), algo inolvidable, y una historia para contar a mis nietos (si llegara a tenerlos).

Era nuestro 6º día, habiamos pasado 4 días en el Kruger,de Sudáfrica y ahora estábamos en Botswana, nuestro 2º día en Botswana, pero hasta esa noche habíamos pernoctado en lugares habilitados y con alambrados electrificados como defensas ante los animales, pero ahora íbamos al Central Kalahari Game Reserve, (la zona más protegida del desierto del Kalahari, que a su vez es la reserva natural más grande del mundo) y desde la carretera quedaban unos 80 km de pista de arena y agua hasta las zonas "habilitadas" para hacer noche, no íbamos muy bien de tiempo, y al llegar a la Gate of Central Kalahari, aunque dentro del horario, no había nadie allí, cambiamos de planes, y paralelos a los límites de la reserva hicimos otros 40 km de arena hasta una de estas zonas habilitadas para acampar, en Haina Hills, en los límites de la reserva pero dentro del Kalahari, pasando antes por un control veterinario y atascando el coche después en uno de los numerosos badebes de agua, cuando se nos hacía de noche, hasta que llegamos a una valla que cruzamos, donde podía leerse de nuevo "On your own risk" (a tu propio riesgo), y por fín, poco después, ya de noche, encontramos la zona de acampada señalada por el GPS, habían unas duchas sin agua y una zona de árboles donde dejar los coches y dormir, siempre se sabía cúal era la zona por unas planchas de acero redondas destinadas a soportar el fuego. Toni Grimalt, miembro de FN, se dió un paseo a ver las duchas y yo cogía leña fina para encender la hoguera en nuestra primera noche de Kalahari, montamos las tiendas en lo alto de los coches, como todas las noches y pusimos la mesa para la cena, y en un momento dado...

Sebas me dice: Manu, mira! un leopardo!!
y yo le digo: Estás de coña!!??

total, que me acerco a mirar, y ahí está el leopardo, tan tranquilo y a menos de 10 metros de nosotros... todos en el suelo.
Toni ya había vuelto de las duchas, claro!! y todos nos reunimos delante de el leopardo a curiosear, igual que el, que hacía movimientos extraños, estaba inquieto, y al poquito empezamos todos nosotros a estar inquietos también, sin saber qué hacer... en ese transcurso de unos 5 minutos, cojimos unas hachas, más linternas, las cámaras, y empezamos a tirarle fotos, yo primero lo intenté con el 100-400 mm a ISO 1600, pero no conseguí nada bueno, fuí de nuevo al coche y a toda prisa puse el 100-300 mm (que tiene 58 mm de diámetro de rosca, como el 100 mm Macro) y le encasqueté el flash anular, de ahí saqué dos fotos más o menos aceptables.
Poco después, Toni dijo que había que salir de allí pitando (pero sin pitar, jeje!), desmontamos las tiendas en un plisplas, de dos en dos, mientras los dos otros alumbraban al leopardo con las linternas, y una vez desmontadas las tiendas y la mesa, nos metimos en los coches, y al dar la vuelta para enganchar la pista de arena, allí estaban, dos leonas enormes, delante de nosotros (del coche) y tan campantes, habían estado a menos de 30 metros de nosotros y nosotros sin enterarnos... tan nerviosos y bloqueados estábamos ya que ni siquiera desde dentro del coche fuimos capaces de afotar o grabar en video a las leonas. Serían las 9 de la noche y no sabíamos dónde dormiríamos esa noche en pleno Kalahari, a más de 80 km de la carretera más cercana.

También tuvimos algo de suerte esa noche, pues unos 5 km después llegamos sin querer a una pista de aterrizaje, donde vimos una manada de hienas, y muy cerca de allí un Lodge, con barra de bar, una piscinita y coches de estos equipados para los turistas que van de safari (andar, en swaheli). Un tipo salió de la oscuridad y le explicamos lo sucedido, el nos invitó a esperar mientras avisaba al jefe blanco, cómo no!, a ver si podíamos quedarnos ahí esa noche, mientras tanto, charlamos con una muchacha que trabajaba ahí y acabamos en la barra del bar emborrachándonos tanto con el whisky y el ron como con la historia que podíamos contar de ese día. Además de que nos dejaron quedarnos a dormir nos prepararon una cena rápida consistente en huevos y salchichas, la leche!! mejor no podía haber salido, y aquí estoy ahora, contándoros esta historia a vosotr@s!!
A partir de ese día pasamos unas cuantas noches en la misma situación de peligro en el Kalahari y el Okavango, pero preparados, a las 6:30 ya solíamos estar cenados y casi metidos en las tiendas de campaña.
También desde ese día los felinos en general eran los animales que nunca veíamos pero que siempre nos rondaban por la noche, muchas veces veíamos sus huellas al amanecer.

Y porqué titulo la foto así?
Porque esa noche todos descendimos un peldaño en la cadena alimenticia, ya no estando nosotros los humanos en lo alto, sino las bestias de la noche africana. Un poquito más, y la cena somos nosotros!! jeje!! qué risa me da ahora, allí no me reía, y más sabiendo que era el principio de una serie de días con el mismo peligro rondándote.

Desde que empezé a poner fotos del viaje, las acompaño con una frase del libro "La sombra del Kilimanjaro", y esta frase debería ir junto con la historia de los leones del Tsavo que se acostumbraron a comer carne humana durante la construcción de un puente en Kenia, y desaparecieron unas 130 personas. La historia, tal y como la cuenta Rick Ridgeway en este libro, es apasionante, como todo el libro en sí, os recomiendo su lectura!!

Gracias a todos por vuestra visita y un respiro para los que han llegado hasta aquí, uuuuuuffff!!

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 0,0

    Popularidad
  • Votos 1
    Visitas 2185
    Favoritos 0
 Canon Eos 30D con 100-300 mm a 300 y flash anular Canon MR14-EX.
1/60, F5,6 e ISO 200.
 
  • Esta imagen no tiene etiquetas

Comentarios

  • Avatar de usuario

    Por Luis Muñoz-Yuste 02-02-2008

    Magnífica foto e historia. He seguido todas tu serie de fotos de África y en casi todas me quedo babeando...son de un gran nivel y me puedo imaginar lo que habéis vivido y fotografiado...La primera vez que fui a África me pasó algo parecido a lo que os pasó, desde entonces, hace más de 15 años, alguna vez me he despertado en sueños muerto de miedo por alguna de las locuras que hice, como dormir casi todas las noches haciendo vivak al lado del fuego...
    También sé que nunca estaré más cerca de la naturaleza de lo que he estado en África. Perdona por la chapa, espero que sigas subiendo fotos con historias y tan buenas como las que etás subiendo. Un saludo. Luis

  • Avatar de usuario

    Por Manuel Mata Oliver 02-02-2008

    Gracias Luis!! que va, tu "chapa" seguro que tiene historias para contar, como lo que dices de dormir al lado del fuego y con vivac... estas locooooooo!!!! lo primero que te dicen allí: No dormir en el suelo y no meter comida en las tiendas, a ti no te hacía falta eso pues tu eras la comida!! jeje!! ahora podemos contarlo los dos!!! un abrazo!!

  • Avatar de usuario

    Por Jose Diaz Martinez 02-02-2008

    Hola Manuel. Este si es un gato chulo. Vaya foto. El gato montes de mi foto no se ve por los pueblos. Es salvaje, y llevo varios años detras de un primer plano como este. Hay gatos domesticos que se llegan a cruzar con los salvajes y los llaman cimarrones. Saludos.

  • Avatar de usuario

    Por Antonio José Melendo Jiménez 02-02-2008

    Una imagen y una historia merecedora de estar en el National Geographic. Muy buena. Un saludo, Antonio.

  • Avatar de usuario

    Por Juan Russo de la Torre 03-02-2008

    Hola Manuel,una buena imagen y un mejor relato.Vaya pedazo de viaje que habeis hecho.
    Un saludo desde Sevilla.

  • Avatar de usuario

    Por Juan Manuel San Cristobal 03-02-2008

    Ese Manuuu: tío, la foto y el relato , acojo...antes. Vaya tela el miedo que debisteis pasar. Un abrazo.

  • Avatar de usuario

    Por Hector Conesa 03-02-2008

    Hola Manuel,que momentazo!! la foto espectacular,pero la historia no se queda atras,yo personalmente prefiero vivir el momento a tener una buena foto,aunque si se consiguen ambas cosas como es el caso,la satisfaccion es plena,espero con impaciencia mas fotos del viaje.
    un saludo

  • Avatar de usuario

    Por Nuria Blanco Arenas 23-02-2008

    Una foto super chula!!!! Me encanta!!!!! El testamento que has escrito tb está muy entretenido... pero la foto me ha dejado hipnotizada un buen rato. ENHORABUENA!!!!!
    Que envidia de la sana por ese viaje!!!! Mira, me encanta la fotografía... pero haber visto en si toda esa respetabilisima fauna... pufffffff , yo no se si del subidón habría podido afotar nada.
    Un saludo de nuevo desde Barcelona

  • Avatar de usuario

    Por Rafa Gonzalo Pascual 24-03-2008

    Menudo relato. Eso si que se llama documentar una foto.

¿Quieres comentar esta foto o tienes algun comentario para el autor?

Únicamente los usuarios registrados pueden comentar las fotos de las galerías. Puedes registrate en la sección Mi fotonatura.

Si aún no te has dado de alta en el web, puedes registrarte aquí.